sobre la vida en común según zola...

martes, pero víspera de festivo, así que no me quejo, y te escribo desde el despacho...


martes y parece que hoy ha despejado el tiempo, y mi cabeza, que volvió a empezar la semana nublada...


y yo hoy lo que quería contarte (porque en lo que va de mañana no tengo nada que contarte) es que la semana pasada estuve leyendo vida en común de zola... libro que me costó encontrar, porque sólo contaba con el título en francés, que es pot-bouille... así que cuando encontré este vida en común, que según la librería era parte de los rougon-macquart, deduje que era éste (los demás títulos no se parecían) y lo pedí a ciegas... y sí, lo era... lo pude comprobar cuando llegó, mirando en las primeras páginas el título original...






en la calle neuve-saint-augustin, un embotellamiento del tráfico detuvo el coche de punto que conducía a octave y sus tres maletas desde la estación de lyon. el joven bajó el cristal de una de las portezuelas, a pesar del intenso frío de aquella oscura tarde de noviembre, y quedó asombrado ante el brusco anochecer de aquel barrio de estrechas callejas por las que pululaba una ingente muchedumbre.

emile zola (vida en común)





y así empieza zola esta nueva entrega de los rougon-macquart en la que llega octave mouret (el que más tarde se enamorará de denisse en el paraíso de las damas; el hijo de marthe y de françois, que apenas aparece en la conquista de plassans; y hermano de serge, el de la falta del abate mouret, y de desiré) a parís, antes de convertirse en el dueño del paraíso de las damas (ya sabes esa manía que tenía de leerme los rougon desordenados) y al que juraría haber reconocido en el cortejo fúnebre que cierra la obra


y como te decía, octave mouret llega a parís después de haber hecho un poco de fortuna en marsella, gracias a sus dotes para vender telas, y a sus encantos con las damas… llega a la calle choiseul, donde viven los campardon (conocidos de plassans), que le han buscado una habitación en su respetable edificio…


y mouret intentará hacer su fortuna seduciendo a las damas de tan respetable edificio... primero cortejando a valerie vabre, infelizmente casada con theophile; intentando seducir a la señora hedouin (su jefa); seduciendo casi sin querer a la pobre marie pichon (sin lugar a dudas, mi personaje favorito); y teniendo un afair cuanto menos desafortunado con la recién casada berthe (de soltera josserand, casada con el otro vabre: auguste) lo que supondrá todo un escándalo en una casa tan respetable…


y es cuanto menos curioso asistir a la consternación y el escándalo de los habitantes de tan respetable edificio… como los duveyrier, que han llegado a una especie de pacto silencioso, según el cual, la mujer recibe a los mismos amigos que al día siguiente recibe la amante; o los vabre, de los que dicen las malas lenguas que como él era impotente ella tuvo que buscar quien le diera un heredero a los seis meses de casados;  o la señora juzeur, abandonada por su marido apenas unos días después de casada que se dedica a dejarse manosear por todos los jóvenes del edificio, pero sin darle a ninguno lo que solo le dio a su marido; o los campardon, el marido, la mujer y la prima de ésta, que por cierto, duerme con el marido, para escándalo de la criada, y tranquilidad de su esposa, contenta de que al menos no tenga que salir todas las noches; o los josserand, cuya madre intenta casar a sus hijas a la desesperada, sin importarle gastar lo que no tienen, y matar a su pobre marido (literalmente) a disgustos… por no hablar del misterioso inquilino del segundo piso, que usa la habitación para trabajar una noche a la semana, habitación en la que no hay mesa, pero sí que hay cama, de la que se ve salir a la mañana siguiente a una distinguida dama de la que sólo se sabe que huele a verbena; si a los inquilinos les unes al tío bachelard (tío rico de las josserand, que promete dotes que no está dispuesto a pagar); a trublot, que desdeña a las señoras porque le encantan las criadas; a la señora dambreille, que se suponía que iba a casar a león (el hijo mayor de los josserand) pero que se lo reserva para sí misma; y a las criadas, que a gritos de ventana a ventana se ponen al día de las desdichas de sus distintas casas, entenderás que no sepa si los vecinos se escandalizan por la infidelidad o porque hayan tenido la indelicadeza de dejarse pillar…


y entrando y saliendo de este respetable edificio, el doctor juillerat y el abate mauduit… que conocen todos los secretos de tan respetables inquilinos…


que me ha encantado vamos... este saber como octave mouret llegó a conseguir el paraiso de las damas... y que nadie como zola para contarnos esas poses, esas falsas integridades, esos falsos principios morales…





y te contaría mas cosas, como que a marie pichon le gustaba george sand, y que a la señora campardon le gustaba dickens... pero el post es demasiado largo, así que corto y cierro, que aún no he desayunado, y digo yo que ya va tocando... 


No hay comentarios:

Publicar un comentario