sobre el archipiélago de hölderlin...

miércoles y (para variar) te escribo desde el despacho...


por la hora que es, te podrás imaginar la mañanita que he llevado... así que sí... ya tengo la caja hecha, y he estado sentando facturas, numerándolas y archivándolas... ya tengo el correo en orden, y he ido al banco porque con esto de las fusiones, cambian sus páginas webs, y de paso, nos cambian las costumbres... así que he tenido que ir a autorizarme a mí misma (es tan absurdo como suena) ya que hasta ahora trabajaba con las claves generales, pero al parecer ahora necesito claves personales... en fin... movidas prácticas con las que no te quiero aburrir...


y ya tenemos la compra hecha, y como habrás observado, sobreviví a la facturación... de la que me quedan de recuerdo las remesas encima de la mesa, porque hasta que venga el jefe, no tengo a quien darselas... y mira si me cundió la tarde de ayer, que a última hora estuve ordenando mi mesa, que hoy está despejada como no lo había estado desde el año pasado (lo sé, porque algunos papeles de los que rompí ayer, llevaban fecha de dos mil doce...





en fin... yo hoy lo que quería contarte es que la semana pasada estuve releyendo el archipiélago de hölderlin... otra de las consecuencias de ese dejarse llevar... porque nadiezhda mandelstam también nombraba a hölderlin (junto con otros poetas alemanes) como parte integrante de la biblioteca de su marido... así que estuve rebuscando por las estanterías y los montones, hasta que di con este librito que compré hace muchos, muchos años...






vuelven las grullas hacia ti?, y dirigen de nuevo

hacia tus orillas su rumbo las naves?; acarician

brisas propicias tus olas tranquilas?, y solea el delfín

sus lomos a la nueva luz, atraído desde lo profundo?

florece jonia?; es ya tiempo?, pues siempre en primavera,

cuando a los vivientes se les renueva el corazón y despierta

en el hombre el primer amor y el recuerdo de los tiempos dorados,

vengo a ti, anciano, y te saludo en tu silencio! (...)

friedrich hölderlin (el archipiélago)





no te sabría decir porque compré hace años este poemario de hölderlin... imagino que había leído algo en algún sitio; o que después de leer a goethe buscaba más alemanes para conocer su literatura... hace tantos años que no lo sé... lo que sí sé es que lo leí en una cafetería (precisamente en una de las mesas del fondo de aquella cafetería que estaba enfrente de la librería de las escaleras mecánicas); lo sé, porque dentro del libro encontré un posavasos de cuando aquella cafetería se llamaba como un país tropical (de cuando yo usaba posavasos o bonobuses, e incluso etiquetas de ropa, a modo de marcapáginas improvisados) y recordé que solía cruzar la calle, después de gastarme los ahorros que conseguía reunir a final de mes (nunca al principio), y empezaba a leer alguno de los libros que acababa de comprar acompañada de un capuchino o de un té con leche...


ahora ya casi no leo en cafeterías, sólo cuando estoy de viaje (cosa últimamente infrecuente), o cuando quedo con alguna amiga y se retrasa... quizás tenga algo que ver con la ley antitabaco (desde que no se puede fumar, admito que frecuento menos las cafeterías, aunque también puede que sea debido a la edad), y es que antes había tiempo para ir a las cafeterías, pedir un café y que me durase una tarde entera... podía leer, encadenando cigarrillos, ajena al ruido de fondo y a los ires y venires de mi entorno... había tiempo para perder y ser perdido... tiempo que ahora escasea, entre las ocho horas de despacho, y los fines de semana que ya vienen planificados, a los que hay casi que robar el tiempo, para hacer lo que de verdad hace que una pueda sobrevivir a las rutinas de los días laborables...





lo sé... estoy divagando... y yo lo único que quería era contarte que me ha gustado volver a leer a hölderlin... que me trajo recuerdos de otras épocas, de otra yo que se perdió hace años... que en las tareas pendientes ya tengo anotado buscar mas poemas suyos... y que, como te he colgado el principio de este poema (antes he dicho poemario, pero es más exacto hablar de un poema largo) antes de despedirme me vas a permitir que te cuelgue el final...






(...) y si el tiempo impetuoso

conmueve demasiado violentamente mi cabeza, y la miseria y el desvarío

de los hombres estremecen mi alma mortal,

déjame recordar el silencio en tus profundidades!

friedrich hölderlin (el archipiélago)





y ahora corto y cierro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario