sobre penas, miedos y reproches...

jueves... que no veas que disgusto llevo desde que me he dado cuenta de que era jueves, porque yo estaba seriamente convencida de que hoy era sábado... ya ves...


el caso es que una vez asumida la pena de que todavía es jueves... pensando que al menos mañana será viernes para intentar consolarme... aquí me tienes... tecleando y buscando algo que contarte...


y te contaría que empiezo a pensar que el gobierno, a parte de necesidad, tiene un plan oculto para precarizar las condiciones laborales en general y hacer que la clase media desaparezca y que nos convirtamos definitivamente en una republica bananera donde los ricos sean cada vez mas ricos y el resto les bailemos el agua sin descanso a cambio de un poco de pan y dinerillo suelto que gastar en vino en nuestro tiempo libre (iba a decir los fines de semana, pero eso también se lo quieren cargar, con esa nueva medida de libertad de apertura y horarios)


y me da miedo que disfracen la ideología de necesidad, y que en nombre de europa y de lo que debemos (quienes lo deben no ha quedado claro, a día de hoy, que yo sepa, todavía no le he pedido dinero prestado a bruselas) y que poco a poco nos vayan quitando todo... jovenes e inmigrantes que ya no tienen tarjetas sanitarias; tasas universitarias mas altas; menos dinero para los que estén el paro (por aquello de incentivar la busqueda activa, ya sabes); y los centros comerciales abriendo los domingos y festivos hasta altas horas de la madrugada si lo tienen a bien, y el pequeño comercio que no puede (ni quiere) competir con semejantes despropositos; y menos sueldo para los que todavía lo tenemos (con eso de subir las retenciones del quince al veintiuno, digo yo que algo notaremos) y menos poder adquisitivo para el que nos quede (por aquello de subir el iva del dieciocho al veintiuno); y encima el ocio se convierte en lujo, al menos en lo que respecta al tipo de impuesto... así que si quieres distraerte, ves ahorrando, que apartir de septiembre el cine y los demás espectáculos pasan a ser artículos de lujo (ya está bien de tanta gente yendo al cine, y de que algunos incluso se atrevan a querer ir al teatro), quien quiera circo que se lo pague... y de momento el pan lo dejamos con los libros como artículos de primera necesidad... claro que teniendo en cuenta que sube todo lo que los rodea, la subida será inevitable de necesidad...


y una tristeza tibia y pegajosa se me enreda en las pestañas, y no veo soluciones... solo atisbos de las penas que aún están por venir... las penas que traeran las consecuencias que empezamos a intuir de las medidas que se toman cada viernes a espensas nuestras...





y el caso es que he abierto el editor con la intención de hablarte de las cartas de las heroínas de ovidio (o el libro de los reproches, digo yo); una serie de cartas en las que ovidio da voz a esas heroínas a las que en general, la literatura clásica, dió poca voz... cartas de penélope a ulises, de filis a demofonte, de briseida al gran aquiles, fedra a su hijastro hipólito, de hipsípila primero y de medea mas tarde a jasón (el de los argonautas), de la reina dido al traidor eneas (como canta el blanco cisne, cuando la muerte lo llama), de hermíone desesperada a orestes, de deyanira arrepentida a hércules, de la pobre ariadna a teseo desde la playa, de canace a macareo, de laodamia a protesilao, de hipermestra a linceo, y de safo (la única heroina que vivió en realidad) al cruel faon... y después de tantos reproches, las últimas seis cartas son intercambios entre amantes... paris le escribe a helena, y helena le contesta, de leandro a hero, y de hero a leandro y por último la carta de aconcio a cidipe y la respuesta de esta...




y me vas a permitir que te copie un trocito de la carta de la carta de la ninfa enone al ingrato paris (el que luego le escribe a helena y al que helena contesta), porque ya sabes que tengo debilidad por casandra y sus predicciones... y porque lo de comparar a la bella helena (causa de la caída de troya) con una ternera, me hizo mucha gracia...






en otro tiempo tu hermana -bien me acuerdo- me lo predecía, y con su cabellera suelta me lo vaticinaba en estos términos: "qué haces, enone? por qué arrojas simientes a la arena? estás arando playas con unos bueyes que no habrán de darte ningún fruto. viene una ternera griega para perderte a ti, a tu patria y a tu casa. ay, impídelo! viene una ternera griega. mientras aun es posible, sumergid en el ponto la siniestra nave. ay, cuánta sangre frigia transporta consigo!". así dijo, y cuando corría delirante, sus criadas la sujetaron; pero a mí se le pusieron de punta los rubios cabellos. ah, fuiste adivina demasiado verídica para mi desgracia! he aquí que una ternera griega se ha hecho dueña de mis sotos.

ovidio (carta de enone a paris)

 


y nada mas... siento el post inconexo...




No hay comentarios:

Publicar un comentario