sobre manías...

martes... y de jefecilla... claro...


martes, que ya sabes cuanto odio los martes... y ya tengo pedidos por pasar... y albaranes que meter... y una rma que solicitar... y la caja por hacer, para variar...  y aquí estoy... tecleando a deshoras en vez de estar haciendo lo que debería de hacer.


claro que tengo todo el día (y los días siguientes) para ir haciendo los encarguitos que me ha dejado el jefe, mas la faena que vaya saliendo, y las rutinas diarias...





en fin... que yo lo que quería contarte, aunque ya lo sabes, es que ando leyéndome los libros de cuentos de willa cather... pero por partes... y es que, si en general tengo mil manías, y en el tema lecturas, un par mas... admito que hasta para leer relatos soy un poco maniatiquita... y no sólo por aquello que leí una vez (no me preguntes dónde, que no lo sé) de que los relatos hay que leerlos del tirón para apreciar el efecto que el autor quiso darles (que para eso, precisamente, son cortos); ni por aquello de que entre un relato y otro tengo que cerrar el libro (fumarme un cigarrillo, ir a la cocina a por un vaso de agua, o simplemente cerrarlo para volver a abrirlo y así separarlos de alguna manera, no sé como explicarlo); sino porque cuando leo uno de esos maravillosos volumenes (como en el presente caso) de cuentos completos, en los que los cuentos van agrupados como fueron publicados, lo cierto es que entre un libro de relatos y otro, dejo el libro y leo otras cosas... te diría que es para apreciar mejor el efecto... o que así intento respetar los deseos del autor (o autora) y leerlos como él (o ella) los dispuso para que fueran leídos cuando vivía... pero la verdad es que creo que es una manía como cualquier otra (como la de no leer dos libros seguidos del mismo autor, ni autores de la misma nacionalidad seguidos, o como preferir los poemarios a las antologías y todas esas manías mías)


pues el caso es que ando leyendo los libros de cuentos de la cather... y el primer grupo, que se titula el jardín del troll, contiene tres cuentos (flavia y sus artistas, la cabaña del jardín y las bodas de fedra)


y me vas a permitir que te copie aquí el principio de flavia y sus artistas... que creo que de los tres cuentos, fue el que mas me gustó... quizás porque me recordó a aquella dama extraviada que me regalaste y que me hizo descubrir las letras de esta mujer, que me tiene desde entonces fascinada...






a medida que el tren se acercaba a tarrytown, imogen willard empezaba a preguntarse por qué demonios había aceptado la invitación a la fiesta de flavia. desde que salió de la ciudad, no había sentido el más mínimo entusiasmo: notaba que su intención inicial se desvanecía y era sustituida por una corriente de fría indecisión, tras la cual buscaba en vano el motivo que le había inducido a aceptar la invitación. tal vez fuera una vaga curiosidad por ver al marido de flavia, el hombre que había sido el mago de su infancia y el héroe de innumerables cuentos de las mil y una noches; tal vez, el deseo de ver a monsier roux, a quien flavia había anunciado como la atracción especial de aquella ocasión, o, quizá, el deseo de estudiar a aquella extraordinaria mujer en su propio ambiente.

willa cather (flavia y sus artistas)


 


ahora ya estoy con juventud y la radiante medusa, la segunda entrega de los cuentos... que de momento, he de decir, que me está gustando tanto como la primera... pero eso ya te lo cuento otro día... que ahora tengo que pasar pedidos, meter albaranes, solicitar una rma y hacer la caja (para variar), que digo yo que teniendo en cuenta la hora que es, ya va siendo hora de hacer algo útil...


así que corto y cierro... esperando que te haya gustado el trocito de la cather que te he copiado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario