martes

martes... en el despacho...


los papeles siguen aquí... justo donde los dejé ayer, e incluso yo diría que se han reproducido, ya que veo al menos un par mas que ayer juraría que no estaban... y el teléfono vuelve a sonar... y si te soy sincera no sé por donde empezar... si por la caja de ayer... por las facturas de los proveedores... por los mails que hay que responder... o sentando los pagos que tengo pendientes...


pero aquí me tienes... como una maldición... aunque admito que tengo aún menos claro que ayer qué hago aquí tecleando... teniendo en cuenta todo lo que debería estar haciendo en lugar de estar tecleando esto...


martes, y ya tengo el segundo café de la mañana encima de la mesa... y no sé que contarte...


tengo una cita de truman capote en los borradores, de su novela otras voces, otros ámbitos... su primera novela... que además de recordarme porque me encanta tanto este hombre, me ha dejado alucinada por toda la violencia solapada que esconde... porque truman te cuenta una historia dura y complicada, llena de crímenes y de horrores, pero con el candor de un niño (o un preadolescente) y es capaz de insinuarlo todo, sin llegar a contarte nada concreto...


seguramente ahí reside la magia... no en contar historias, sino en como contarlas... porque no es fácil conseguir ese nivel de insinuación, sin llegar a contar ningún hecho de manera directa...


la cita?...






lo que queremos es ser retenidos... y que nos digan... que todo (todo es las cosas graciosas, la leche del niño y los ojos del padre, los leños crepitantes en una mañana fría, las lechuzas y el niño que te hace llorar a la salida de la escuela, el cabello largo de mamá, es pasar miedo, son las caras retorcidas en la pared del dormitorio)... que todo irá bien.

 


y creo que capote tiene razón... que con eso nos daríamos por satisfechos... no sé si queremos ser retenidos, pero sé que queremos que alguien nos diga que todo (todo, todo) irá bien... alguien en quien confiemos, alguien que nos haga creer que nada malo puede pasarnos... alguien que prometa (aún mintiendo) que todo irá bien... porque en el fondo, creo que poco importa si al final las cosas van bien o mal... creo que a veces lo único que necesitamos es un poco de fé en el futuro... creer aunque solo sea un rato que todo irá bien... porque ahora mismo hay demasiadas voces diciendonos lo mal que va todo y lo mal que irá en un futuro próximo...


en fin... que martes, y yo tendré que ir pensando en cerrar este post disperso y hacer algo útil... que miro los papeles y parece que son mas que cuando he empezado con mis tecleos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario