(sin título)


 
sostiene pereira di averlo conosciuto in un giorno d’estate. una magnifica giornata d’estate, soleggiata e ventilata, e lisbona sfavillava.

(sostiene pereira que le conoció un día de verano. una magnifica jornada de verano, soleada y aireada, y lisboa resplandecía.)

antonio tabucchi. sostiene pereira


y yo sostengo que a él le conocí así... estas fueron las primeras palabras de tabucchi que leí...


y ya puestos tendría que admitir que fue una casualidad conocerle... fue en una feltrinelli, buscando algo que leer en un idioma que no era el mío, porque mis libros en castellano se estaban acabando...


y tendría que admitir también, que le he leido menos de lo que me gustaría... porque se me hace raro leerle en castellano, acostumbrada a leerle al principio en versión original...


y te estarás preguntando que a qué viene este post inconexo... y es que anoche, cambiando de canal me enteré de que tabucchi había muerto, y me quedé un rato con el mando a distancia en la mano sin saber qué sentir... triste, porque cuando muere uno de nuestros autores especiales, sentimos una pérdida que es difícil de definir... tendré que buscar la testa perduta di damasceno monteiro entre mis estanterías (que es el título de uno de sus libros, no es que tenga cabezas por las estanterías) el último libro suyo que compré hace años en versión original y que estaba esperando ser leido...


***


y que anoche vi moulin rouge... la de huston... esa que no sé como es posible, pero que te lleva a aquel parís que toulouse lautrec nos dejó en sus cuadros y en sus carteles personificado por josé ferrer (con zsa zsa gabor como mi querida jane avril) y que me encantó... es triste y preciosa y estéticamente maravillosa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario