un poema de brodsky

tanto hablar de brodsky se me olvidó lo mas importante... dejar algo de su obra...


este siempre ha sido uno de mis poemas favoritos...


     yo no era más que aquello que tú

     con la mano acariciabas,

     allí donde en noche de pavor,

     cerrada, la frente reclinabas.



     yo no era más que aquello que tú

     distinguías allá, abajo:

     primero, solamente imagen vaga,

     mucho después, también los rasgos.



     tú fuiste quien, ardiendo,

     creaste en un susurro

     las conchas de mi oído,

     el diestro y el siniestro.



     tú quien, meciendo la cortina

     en el mojado cuenco de la boca,

     me plantaste la voz

     que te llamaba a gritos.



     yo estaba ciego, simplemente.

     y tú, escondida, brotando,

     me obsequiabas el don de ver.

     así es como se deja rastro.



     así es como se engendran mundos.

     así, a menudo, tras crearlos,

     los dejan dando vueltas

     los dones dilapidando.


     así, ora al fuego lanzado,

     ora al frío, ya a la luz, ya a lo oscuro,

     perdido en la creación del mundo,

     el globo va girando
.


es precioso que alguien sea capaz de decir cosas tan bonitas y encima en verso...


yo no era más que aquello que tú con la mano acariciabas... es tan precioso, tan cierto en algunos momentos, que llega a producir vértigo... yo no era más que aquello que tú distinguías...  es lo malo del amor, que en ocasiones solo nos permite ser através del otro... me plantaste la voz

que te llamaba a gritos
... yo estaba ciego...


qué mas puedo decir? que intuyo que así es como se engendran mundos... escribiendo poesías como esta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario