no vendrá el diluvio tras nosotros

he estado leyendo una antología de poemas de brodsky que tenía por casa...no vendrá el diluvio tras nosotros...


pero a brodsky no lo conocí por sus poemas, eso vino después... leer esta antología me recordó un juicio cuya transcripción (o al menos una parte) nos tuvo fascinados durante algún tiempo...


brodsky era poeta, hacía traducciones y lo detuvieron con los cargos de parasito social y vagabundeo... de ese juicio recuerdo que me llegaron unas fotocopias, que circulaban por la universidad, recogidas por la periodista rusa vigdorova. se le pregunta a brodsky cual es su porfesión y el responde que es poeta y traductor... el resto del juicio es darle vueltas a lo mismo... quien había decidido que era poeta? como se mantenía a base de trabajos eventuales? porque entre un trabajo y otro no trabajaba? y que había hecho de utilidad para la madre patria?


con veinte años me fascinó la seguridad de brodsky... su certeza de que era poeta... sus respuestas...


ahora que he estado buscando el juicio por internet después de leer sus versos para recordarlo (dejo aquí el enlace por si alguien tiene curiosidad), y me fascina su respuesta final...



- díganos más bien sobre qué bases pretende usted construir su futuro profesional.

- yo pensaba escribir poemas y hacer traducciones. pero si es contrario a cualquier norma generalmente admitida, tomaré un empleo y escribiré de todas maneras poemas.


en aquella época, cuando me leí varias veces el juicio al poeta, cuando memorizabamos las frases y las citabamos, yo intuía que esta vida te da pocas opciones... no puedes dedicarte a escribir y olvidarte del resto... la sociedad te pide que hagas algo útil, y con útil me refiero a un trabajo remunerado, la sociedad te exige que dejes de soñar cuando tienes tu título en la mano (a veces incluso antes), y los sueños de ser poeta o escritor, artista o lo que sea, solo puedes mantenerlos si aprendes a soñar en voz muy baja, a conformarte con la vida y a realizar un trabajo de los de ocho horas al día... y en el tiempo que te queda (quitandole horas al sueño si es preciso) entonces puedes soñar con hacer lo que quieras, incluso hacerlo...


por eso intuyo que nunca he renunciado del todo a mis sueños... solo entendí que lo importante no era tomar un empleo, lo importante es seguir escribiendo de todas maneras...

No hay comentarios:

Publicar un comentario