lugares comunes

                

brompton-on-sea –servirá cualquier lugar que no aparezca en la guía de ferrocarriles bradshaw-: brompton-on-sea en abril. el aire cortante y soleado; el mar azul y rizado pero sin oleaje; todo verde, lo visible y lo oculto, alegremente a escena. pájaros atareados sobre briznas de paja y pelusa; una audaz mariposa de paseo, para variar, por territorio desconocido, otra mariposa audaz bailotea a media altura, entra y sale y da vueltas en torno a la primera.

 





así empieza lugares comunes, de christina rossetti... en brompton-on-sea...


un par de páginas mas y la rossetti nos habla de tres damas que se sientan a la mesa del desayuno... tres solteras... sin duda hermanas, dado el acusado aire de familia, pero con diferencias individuales, también acusadas... la mayor, catherine, la señorita charlmont, con treinta y tres años cumplidos, que había tomado por costumbre aparecer en toda ocasión cubierta por algún tipo de cofia, y que al mismo tiempo que dejó de bailar y empezó a llevar encajes en el cuello y en los brazos en los trajes de noche... presidía la mesa a la hora del té y del café y, a pesar de las costumbres modernas, conservaba la bandeja de té... frente a ella estaba sentada lucy, de rasgos y cutis menos llamativos, pero con apariencia más sensible. bastante bonita y de expresión muy dulce... todavía no había cumplido los treinta años y, en algunos aspectos, catherine seguía tratándola como a una jovencita... se ocupaba del pan y del jamón y, al igual que su hermana mayor, nunca se permitía abrir el correo hasta que todos los comensales estaban servidos... la tercera, jane, sin responsabilidades con la comida y la bebida, abría las cartas o pasaba las páginas del periódico a voluntad... era varios años más joven y estaba cerca de ser muy hermosa... tenía un perfil casi griego, los ojos grandes y un cabello claro que crecía en abundantes ondas...


son las tres hermanas charlmont... huerfanas y solteras... aunque la joven jane esté dispuesta a casi todo para casarse como ella quiera... por amor?... te preguntarás, pero la verdad es que no...


y es que de las tres hermanas charlmont solo dos heredaron... su padre hizo testamento, sin saber que su mujer estaba embarazada otra vez... salió al mar y no volvió... por eso jane se siente pobre (aunque sus hermanas comparten su dinero con ella) y por eso catherine le prometió a su madre en su lecho de muerte que siempre habría alguien en casa, por si su padre volvía del mar, que alguien le preparase un té al llegar...


y no te cuento mas... pero te diré que estos lugares comunes me han encantado... no me podía imaginar que mi queridísima christina rossetti, además de poetisa escribiera historias... y además, unas historias preciosas...


que me ha encantado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario