veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible


 
miércoles, a la una de la madrugada

amor, ángel de mi vida, todo es turbación y confusión en este alma mía! desde hace una hora cumplida, espero, confío. no logro persuadirme de que no hayas venido, de que por lo menos no me hayas escrito algunas líneas tras esta velada fatídica. es la una de la mañana... tal vez estés aún en casa de esa mujer...! qué noche me espera! ah, dios mío! ni uno sólo de mis pensamientos no es de dolor. sabe el cielo que la mínima duda sobre tu cariño se me aparecería como una horrible profanación; sin embargo, no hay nada más que no sean estas largas horas de desesperación?


así empiezan las veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible de constance de salm... un regalo... un maravilloso regalo inesperado... porque no conocía a constance de salm y la verdad es que me ha encantado conocerla, y porque disfruté tanto leyendo este libro que todavía sonrío al acordarme...


así empieza... un miercoles a la una de la mañana ella escribe la primera carta... en las siguientes veinticuatro horas la protagonista escribirá cuarenta y cinco mas... y como dice constance de salm en el prólogo, es poco corriente, pero podría pasar... y en el libro los tiempos están medidos... las cartas van siendo escritas y tú asistes a los cambios de humor, a las esperanzas y a los desesperos de esta pobre mujer sensible, que ha visto a su amor subirse a la calesa de otra mujer y que dominada por los celos escribirá carta tras carta, complicando una historia que a priori no era complicada...


y ahí, quizás, radica la magia... en que constance de salm es capaz de hacerte sentir en una montaña rusa leyendo sus cartas... en que todo parte de un malentendido y las cosas se van liando y liando hasta que parece que nada pueda tener solución... en que leyéndola me he dado cuenta de que debo ser una mujer sensible... porque estoy igual de loca que la autora de las cartas...


una maravilla esas veinticuatro horas de correspondencia de constance de salm...




No hay comentarios:

Publicar un comentario