una bendición


 
no temas. mi relato no puede hacerte daño a pesar de lo que he hecho y te prometo que yaceré tranquilamente en la oscuridad, tal vez llorando o en ocasiones viendo una vez más la sangre, pero nunca volveré a estirar mis extremidades para levantarme y enseñar los dientes.


así empieza una bendición de toni morrison (ya sabes... una de esas mujeres que ganaron el nóbel)... un regalo...


es la voz de florens, pero hasta el final del libro no somos capaces de entenderlo... no somos capaces de saber que pasa... de entender un malentendido que desde el principio marca nuestra percepción de las cosas, de la historia, pero que al final, al ser explicado, nos da la vuelta a la historia y le cambia algunos de sus significados...


y quizás lo que me tocó de manera especial, a parte de la triste historia de amor... a parte del personaje que se llama dolor y que en si misma me fascina... es la necesidad de florens de escribir su relato... de poner por escrito una historia para poder descansar...


una maravilla la bendición de la morrison... una maravilla...




No hay comentarios:

Publicar un comentario