la pequeña de las brontë

- me ama, entonces?- dijo asiendo mi mano con verdadero fervor.

- si.


llámame tonta, pero es que a mi estos amores del diecinueve, con sus particularidades me vuelven loca... ese preguntarle a la protagonista, hablándole de usted si le ama... que leas que le cogió de la mano y entiendas lo que ese contacto significa para los dos... que me encantan... que le voy a hacer...


y es que estuve leyendo en el bus agnes grey, de anne brontë, si, la pequeña de las brontë...


y pensando en dorina... porque llegado un punto pensé que si no acababa bien me daría algo... necesitaba un final feliz igual que el agua... necesitaba que la pobre protagonista (que sueña con ser institutriz y cuando lo logra descubre que su sueño tiene poco que ver con la realidad de ser institutriz) fuera feliz...


a mi me ha encantado... los sueños a veces tardan en cumplirse... o se cumplen y las cosas no son como nos esperabamos... pero al final (al menos en los libros) todo puede salir bien... y no veas la sonrisa que se me quedó de boba cuando cerré por fin el libro...



No hay comentarios:

Publicar un comentario