lavinia


 
ya que va usted a casarse, lionel, no sería conveniente que nos devolviesemos mutuamente nuestras cartas y nuestros retratos? es fácil, puesto que el azar nos aproxima y, después de diez años pasados bajo cielos diferentes, nos encontramos hoy a pocas leguas uno del otro.


así empieza el libro lavinia de george sand (amandine aurore lucile dupin, baronesa dudevant), de hecho es la misma lavinia la que escribe a lionel, su primer amor, pidiéndole sus cartas y su retrato, porque él se va a casar con otra, y porque después de diez años sin verse (después de que él le rompiera el corazón) por primera vez, están cerca...


y lionel va a verla... claro... y entonces se complican las cosas...


george sand se pregunta en un momento del libro que pasaría "si cuando uno se escribe fuera consciente de la necesidad futura de retirarse mutuamente las cartas con desconfianza...." y ella misma se responde: "no se piensa en eso en absoluto. a los veinte años, se escribe con la convicción profunda de haber intercambiado juramentos eternos; se sonríe con conmiseración pensando en los vulgares desenlaces de todas las pasiones que se apagan; se tiene la vanidad de pensar que, única entre todas, seremos la excepción a esa gran ley de la fragilidad humana. noble error, feliz pretensión, de donde provienen la grandeza y las ilusiones de la juventud!"


porque será instinto de supervivencia, pero es inevitable pensar que seremos la excepción a cualquier verdad que nos quieran contar o que sepamos... feliz pretensión, porque sin ella no sé si podría haber amor...


que me ha encantado conocer a george sand y a su lavinia... gracias...


No hay comentarios:

Publicar un comentario