sobre la ántonia de willa cather...

jueves y te escribo desde el despacho... cayéndome de sueño y con pocas ganas de trabajar la verdad...


jueves y a parte de abrir el correo, no he hecho nada más... bueno, sí, me he ido a desayunar con el jefe... pero creo que no cuenta...





jueves y yo hoy venía a hablarte de "mi ántonia" de willa cather... un libro maravilloso que empieza así...





el verano pasado, durante un período de intenso calor, jim burden y yo atravesamos iowa casualmente en el mismo tren. somos viejos amigos, crecimos juntos en la misma población de nebraska, y teníamos mucho de que hablar. mientras el tren recorría interminables kilómetros de campos de trigo maduro, dejando atrás pueblos, pastos cubiertos de flores vistosas y robledales mustios por el sol, nos sentamos en el vagón panorámico, donde la madera estaba valiente al tacto y una gruesa capa de polvo rojo lo cubría todo.


willa cather (mi ántonia)





y en esa conversación, hablan de ántonia... y jim burden le cuenta al narrador que en esos viajes se dedica a veces a escribir todos los recuerdos que tiene de ella... el narrador se muestra interesado por sus escritos, y jim burden le promete que cuando acabe de escribirlos se los dejará leer... y meses después aparece en la puerta de su casa, para cumplir su promesa... y esa es la novela... lo que jim burden nos contará en primera persona de "su" ántonia...


 


oí hablar de ántonia por primera vez en lo que me pareció un viaje interminable a través de la gran llanura central de norteamérica. entonces tenía yo diez años; había perdido a mi padre y a mi madre en el intervalo de un año, y mis parientes de virginia me enviaron a casa de mis abuelos, que vivían en nebraska.


willa cather (mi ántonia)





ántonia, con acento en la primera á, que es también una niña y que viaja en el mismo tren que jim burden con su familia... una familia proveniente de bohemia, que en nebraska intentarán sobrevivir en la granja que han comprado con sus ahorros, y que está relativamente cerca de la granja de los abuelos de jim burden...


y mezclados con sus recuerdos de ántonia, jim burden nos hablará de su infancia... de sus abuelos, de los trabajadores de la granja, de la familia de ántonia y de dos extraños rusos (que por cierto, guardan un espeluznante secreto...)


y además de las vidas en las granjas, también nos hablará de la vida en el pueblo, cuando jim y sus abuelos se trasladen allí, y lo haga también ántonia para trabajar en la casa de al lado... y los recuerdos, y las chicas, y los bailes, y algunos descubrimientos... y jim se irá a estudiar fuera, y poco a poco irá perdiendo el contacto, y al final... mejor no te lo cuento, por si quieres leerlo...


una preciosidad... claro de siendo de willa cather no esperaba menos... un libro que además reivindica el papel de las mujeres en el campo... el papel de las mujeres que lucharon tanto o más que los hombres, por sobrevivir en unas tierras que no eran precisamente amables...





que me encantó... claro... y es que como dice jim burden pese a los años pasados desde que conoció a ántonia niña y a los cambios: "aún poseía ese algo que inflama la imaginación, aún podía hacer que a uno se le cortara la respiración con una mirada o un gesto que, sin saber cómo, desvelaba el significado de las cosas vulgares."





una ma-ra-vi-lla...





y ahora corto y cierro... que digo yo que algo tendré que ir haciendo...






No hay comentarios:

Publicar un comentario