sobre la tumba de antígona...

martes y te escribo desde el despacho...


martes y de momento nada útil que contarte... ni he hecho la caja, ni he empezado ninguna de las cosas que anoche estuve enumerando ya en la cama, como que tenía que hacer hoy... porque ya estamos a cinco de marzo, y tendré que empezar a sentar las útlimas facturas del mes pasado... porque habrá que hacer la encuesta del ine... habrá que ponerse con los recibos... pero la verdad es que no me apetece hacer nada útil... tengo sueño y el café aún no me ha hecho efecto... lo único que he hecho en lo que va de mañana, ha sido abrir el correo, y te diré que incluso eso lo hecho a medias... porque ahí están los correos, en la bandeja de la impresora, esperando que me levante, los organice y deje cada mail donde corresponda...


en fin... es el final del invierno, que me suele pillar sin fuerzas y bastante apática... o quizás es que febrero se me suele escapar casi sin que me dé cuenta, y estar ya a cinco de marzo me tiene algo descolocada... como si me hubiesen robado días... que sé que no tiene sentido, pero es la única manera que tengo de explicarte como me siento...





y te contaré que la semana pasada estuve leyendo la tumba de antígona de maría zambrano... un ensayo, o una serie de ensayos, que escribió maría zambrano sobre el personaje de sófocles...


y ya sabes que sófocles es una de mis debilidades (cuando era muy jovencita, haberle leido me costó una expulsión de clase de literatura, aunque pueda parecer mentira... claro que por aquel entonces yo era una listilla que se creía que lo sabía todo porque leía tragedias griegas, y mi profesor de literatura, que acabó dando literatura para cubrir una baja, aunque en realidad la literatura no era su especialidad, estoy convencida de que me odiaba, probablemente porque, como te he dicho, yo era una listilla... en fin, que esa es otra historia...), así que cuando encontré este libro, tuve que pedirlo...


buscaba algo de la zambrano, porque después de conocerla con aquellos ensayos que componían españa, sueño y verdad que regalaban con el público (cómo echo de menos ese periódico), y de alucinar tiempo después con sus maravillosos claros del bosque, quería volver a leerla... y buscando, buscando, encontré esta tumba de antígona y me pareció una señal...


y maría zambrano parte del supuesto de que sófocles cometió un error (casi grito: "sacrilegio!" al leerlo) al contarnos que antígona se suicidó, porque según la zambrano, la pobre antígona no podía hacerlo, por el simple hecho de que no había sido hasta entonces consciente de sí misma... y partiendo de dicho supuesto, nos encontramos en la tumba de antígona, donde irán desfilando personajes (fruto del delirio de la protagonista) como los hermanos de antígona, el pobre hemón, edipo, la harpía e incluso la diosa atenea...


dice maría zambrano en uno de los ensayos que "antígona es la tragedia de la guerra civil, de la fraternidad. no ha sido mirada así, y lo he descubierto esta mañana."


antígona es sin duda la tragedia que mejor nos cuenta el drama de la guerra civil... el drama de las hermanas que tras la guerra asistieron a los honores que se tributaban a los caidos de un bando, y al deshonor y el descrédito, de los caidos del lado opuesto... sin entender bien los porqués, ya que como hermanas no podían hacer esas distinciones, que hacían las autoridades...


la tumba de antígona, también nos habla del destierro... simbolizando esa roca donde antígona fue enterrada viva, ese destierro al que tuvo que enfrentarse la autora...


que me ha encantado, claro... cómo no iba a encantarme maría zambrano hablando de uno de mis personajes favoritos?...





y antes de cortar y cerrar, dejame que te cuente que en un momento dado del delirio de antígona, la harpía le hace una pregunta, que no ha dejado de rondarme desde que leí el libro:






eres tú el sueño de alguien? no te has pasado la vida soñando, soñando a alguien sin reconocerlo? y ahora, aquí, sabes si contigo sueña alguien?

maría zambrano (la tumba de antígona)





nada mas... corto y cierro...


No hay comentarios:

Publicar un comentario